Este sábado hemos disfrutado de una auténtica jornada solidaria por parte de los profesores y personal administrativo del Colegio Marista de Santa Cruz.

Algo que se está convirtiando en tradición, y es que es el tercer año consecutivo que el personal del Colegio se dedica de esta manera hacia los más necesitados.

Con el arreglo y restauración de mobiliario, pintura en el Centro Infantil y en la cancha, y con un mercadillo de ropa pasaron un día de colaboración alrededor de 50 personas con un corazón muy grande.