Esta semana se despidieron de Plataforma dos de nuestras voluntarias que más tiempo llevaban en la Asociación.

Hace un año y medio llegaron desde Alemania sin saber lo que les esperaba, y la experiencia fue tan buena que decidieron prolongar su estadía. Ahora les toca volver a su país de origen sabiendo que algún día volverán a estar entre nosotros.

Sólo nos queda decir gracias por toda su dedicación hacia los niños y su respeto y cariño hacia toda esta familia.